Esta dieta toma su nombre de la alimentación de los monjes budistas. Permite perder cuatro kilos por semana.

Esta es una dieta apta para personas que padecen colesterol alto y que buscan resultados rápidos. Está contraindicada para quienes tiene problemas de sodio e hipotensión (baja presión).

La dieta requiere mucha fuerza de voluntad, consiste en comer arroz acompañado de frutas (como manzanas, fresas y cítricos) y verduras durante dos semanas.

Para aromatizar el arroz, se puede recurrir a hierbas, pimientas o un poco de salsa de soja.
Es fundamental que se mastique cada bocado de 50 a 100 veces. Y que para beber se emplee únicamente el té chino.

Esta dieta no debe realizarse por más tiempo del indicado, pues puede provocar carencia de vitaminas B12, C,A y D, hierro y calcio. Las personas que la adoptan como forma de alimentación constante sufren problemas de anemia y escorbuto.

Se recomienda masticar cada bocado de 50 a 100 veces. Para beber se recomienda té chino. Los platos de arroz pueden condimentarse con gomasio (preparación de granos de sésamo tostado y triturados y sal marina fina).

Una de las ventajas de esta dieta es que se adelgaza en un tiempo récord, pero tiene el inconveniente de que es monótona y dura de llevar a cabo.


tips de belleza