El cuidado, atención o control prenatal es el cuidado que recibe mientras está embarazada. Este cuidado lo ofrece un médico, una partera u otro profesional del cuidado de la salud.

El objetivo del cuidado prenatal  es controlar el avance del embarazo para identificar problemas lo antes posible antes de que se tornen graves para usted o su bebé.
Todas las mujeres necesitan cuidados prenatales, ya sean jóvenes o mayores, madres primerizas o madres que ya van por su quinto bebé, los cuidados prenatales regulares durante el embarazo son un beneficio para todas las futuras mamás. Las mujeres que reciben cuidados regularmente durante el embarazo tienen bebés más sanos, tienen menos probabilidades de tener un parto prematuro, y tienen menos probabilidades de tener otros problemas serios relacionados al embarazo.


Durante las visitas prenatales, el médico:

  • Le enseñará a la mujer sobre el embarazo
  • Controlará cualquier condición médica que la mujer pueda tener (como la alta presión sanguínea)
  • Le hará pruebas para detectar problemas en el bebé
  • Le hará pruebas para detectar problemas de salud en la madre (como la diabetes gestacional)
  • Puede recomendarle otros servicios como los grupos de apoyo, el programa WIC (programa para mujeres, bebés y niños) o clases para la preparación para el parto

Qué puede hacer:
Una vez se entere de que está embarazada, llame a su profesional de cuidado de salud para averiguar cuándo puede ir al consultorio para su primera visita prenatal.

Durante su embarazo, acuda a todas las visitas de cuidado prenatal aunque se sienta bien.

Habrán veces que se le puede hacer difícil acudir a una de sus citas para el cuidado prenatal o pensará que es una pérdida de tiempo. Sin embargo, para el bienestar de su bebé, su cuidado prenatal debe ser una prioridad.

Lo ideal sería visitar a su médico antes de quedar embarazada. A esto se le conoce como una consulta de preconcepción. En esta visita usted puede abarcar dudas e inquietudes antes de que quede embarazada.

El cuidado prenatal
Un plan de cuidados prenatales típico para una mujer con un embarazo normal de bajo riesgo es:

Semanas 4 a 28: 1 visita al mes (cada 4 semanas)
Semanas 28 a 36: 2 visitas al mes (cada 2 semanas)
Semanas 36 hasta el parto: 1 visita a la semana

Es posible que las mujeres con condiciones médicas crónicas o un embarazo de "alto riesgo" tengan que consultar a su médico con más frecuencia. Asegúrese de asistir a todas las citas de cuidados prenatales programadas, aunque se sienta bien.

¿En qué consiste una visita de cuidados prenatales?
Durante su primera visita de cuidados prenatales, su médico le hará muchas preguntas y algunas pruebas. Las visitas restantes serán por lo general mucho más cortas.

En la primera visita, su médico:

  • Le preguntará sobre su salud, la salud de su pareja y la salud de sus familiares cercanos. No se preocupe si no tiene todas las repuestas
  • Identificará problemas médicos
  • Le hablará sobre cualquier medicamento que esté tomando 
  • Le hará un examen físico y pélvico (interno)
  • La pesará
  • Le medirá la presión arterial
  • Le pedirá una muestra de orina
  • Le hará algunos análisis de sangre para verificar que no tenga anemia y comprobar si ha tenido ciertas infecciones. Le preguntará si desea realizarse una prueba de VIH, el virus que causa el SIDA
  • Le hará un frotis de Papanicolaou para verificar que no tenga cáncer cervical y otras pruebas para detectar ciertas infecciones vaginales
  • Le dirá la fecha estimada del parto, es decir, día en que nacerá su bebé. La mayoría de los bebés nacen dentro de las dos semanas (antes o después) de la fecha estimada
  • Se asegurará de que usted esté tomando una vitamina prenatal que contenga ácido fólico

Durante las visitas de cuidados prenatales posteriores su médico:

  • La pesará.
  • Le medirá la presión arterial.
  • Le pedirá una muestra de orina para controlar el nivel de proteína y azúcar.
  • Le medirá la barriga para controlar el crecimiento del bebé (en la etapa media y final del embarazo).
  • Le revisará las manos, los pies y la cara para ver si están hinchados.
  • Escuchará los latidos del corazón del bebé (después de la semana número 12 del embarazo).
  • Le palpará el abdomen para evaluar la posición del bebé (más adelante en el embarazo).
  • Le realizará todas las pruebas necesarias, como análisis de sangre o ultrasonidos.
  • Le preguntará si tiene alguna duda o inquietud. Le conviene escribir sus preguntas y llevar la lista a la consulta para no olvidarse.

Recuerde que todo lo que le diga a su médico es confidencial. Esto significa que el médico no puede decirle a ninguna otra persona lo que usted le ha dicho a menos que usted lo autorice. Por eso, no debe tener miedo de hablar sobre algunas cuestiones que pueden parecerle incómodas o embarazosas. Puede decirle con tranquilidad a su médico si fuma, si bebe alcohol, si toma alguna droga o si su pareja la lastima o la asusta. Su médico necesita saber todo sobre usted y sobre su estilo de vida para poder brindarle a usted y a su bebé la mejor atención.

Nadie sabe exactamente por qué las mujeres que reciben cuidados prenatales desde el comienzo y en forma regular tienen embarazos más saludables y bebés más sanos. Lo que sí sabemos es que funciona. Por eso, no deje de ir a sus visitas prenatales. Hágalo por usted y por su bebé.

Recuerde: Además del cuidado prenatal, asegúrese de ir al dentista temprano en el embarazo para mantener su boca y dentadura sana. Usted puede visitar a su dentista con más frecuencia durante el embarazo.

tips de belleza